13 septiembre, 2016

Reseña: Sueños de piedra, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual

Título: Sueños de piedra
Saga: Marabilia (1/2)
Autor: Iria G. Parente y Selene M. Pascual
Editorial: Nocturna Ediciones
Número de páginas: 573
Año de publicación: 2015
Precio: 16,50€ (físico) y 6,85€ (versión Kindle)









Érase una vez un reino muy, muy lejano donde un príncipe premió a un mago por ayudar a rescatar a una joven en apuros. 

Encantador. Lástima que nada de esto sea verdad. 

En realidad, el príncipe sueña con gloria y venganza; el mago, con que sus hechizos no sean siempre un desastre y la joven en apuros, con huir de un pasado que la atormenta... y del recuerdo del hombre al que ha matado. 

Érase una vez...

No sé muy bien cómo empezar esta reseña. Llevaba tiempo detrás de Sueños de piedra, pero cuando quería ponerme con ella, siempre me daba cierta "pereza" y prefería empezar otro libro. Había leído muchas reseñas, y todas ellas muy buenas, pero no sabía si a mí me terminaría de gustar. Ahora que la he terminado, lo único que puedo pensar es por qué no la he leído antes.  

En Sueños de piedra nos encontramos ante una trama que te absorbe desde su primera página. Sí, absorber; atrapar o enganchar se quedan cortas para lo que consiguen Iria G. Parente y Selene M. Pascual en su novela. Sus autoras han hecho que tenga el corazón en un puño a lo largo de sus casi 600 páginas, manteniéndome en tensión en todo momento. 

Si hay algo que me ha gustado en especial de su trama es cómo se nos presenta el tema de la prostitución y todo lo que lo rodea, tema que sus autoras han sabido llevar muy bien y que lo han tratado sin pelos en la lengua. La historia de Lynne, una joven prostituta que quiere huir de lo que le han impuesto para perseguir sus sueños de convertirse en mercader dentro de un mundo que no trata por igual a los hombres y a las mujeres, me ha resultado de lo más interesante.

-Si no soy rey, me casarán -le explico-. Me enviarán a otro lugar. Reinaré, pero sobre gente que... que ni siquiera conozco. -Se me escapa un suspiro involuntario-. Aunque no te lo creas, yo realmente quiero gobernar un país. Quiero que... mi padre se sienta orgulloso. Que cuando me mire se alegre de que yo sea su hijo. -La observo-. Y quiero que el pueblo me mire y se sienta protegido y me... me quiera. -Me ruborizo y bajo la cabeza, encogiéndome un poco bajo la capa-. Pero tiene que ser en Silfos, porque a quien le debo pleitesía es a mi reino y no al de alguna princesa a la que nunca he visto antes.

La única pega en cuanto a la trama que le he encontrado es que hay capítulos que pueden llegar a hacerse muy largos. La novela está narrada en primera persona tanto desde el punto de vista de Arthmael como desde el punto de vista de Lynne, y había veces en que sus pensamientos se me hacían demasiado largos y, en ocasiones, hasta pesados. En esos momentos echaba de menos algo más de acción, pero he de admitir que no es frecuente (me ocurrió un par de veces hacia algo más de la mitad del libro, y en los últimos capítulos).

En cuanto a la prosa de las autoras, hay que decir que la novela está muy bien escrita. El tono que
utilizan en cada uno de los capítulos está muy bien conseguido, dependiendo de si el narrador es Arthmael o Lynne. 

Los personajes, además, están muy bien conseguidos, desde los protagonistas hasta los secundarios. Son unos personajes impresionantes, que evolucionan a lo largo de toda la novela, y me han resultado tan reales que es imposible no empatizar con ellos. Empecé empatizando sobre todo con Lynne, que fue mi favorita durante el principio del libro, pero terminaron gustándome los dos a partes iguales, aunque he de admitir que los capítulos narrados por Lynne hacia el final del libro son los que me han parecido más aburridos.

Lo mismo noche tras noche. Estoy harta. Harta. Harta de cuerpos desconocidos, de ser una muñeca, de que me usen para tirarme, de que me tiren para usarme. Estoy harta de no poder soñar con la luz del sol ni el mundo más allá de esta cama. Estoy harta de desgastar mis manos y mi piel al frotar mi cuerpo con jabón en un intento de sentirme menos sucia. En un intento de borrar el tacto de todas esas personas, el sabor de todos esos cuerpos.

Otra de las cosas que me han sido de especial agrado es la relación entre los protagonistas, pues hacía tiempo que una relación entre dos personajes (ya sea de amistad, amorosa, de enemistad, etc.) no me llegaba tanto. Sus autoras han sabido desarrollarla de una forma maravillosa.

En definitiva, Sueños de piedra es una novela que no te dejará indiferente, con una historia de las que se te quedan grabadas para siempre, y que no podrás de leer en todo momento. 



4/5

1 comentarios :

  1. ¡Hola :) !
    Te acabamos de nominar para hacer el TAG BEST BLOG en http://laalfombrarojadelalectura.blogspot.com/2017/01/tag-best-blog.html, espero te diviertas con las preguntas.
    ¡Saluditos!

    ResponderEliminar