01 junio, 2017

Reseña: Encrucijada a medianoche, de Charlaine Harris

Título: Encrucijada a medianoche
Título original: Midnight Crossroad
Autor: Charlaine Harris
Saga: Midnight, Texas

                         1. Encrucijada a medianoche (Midnight Crossroad)
                         2. Day Shift
                         3. Night Shift

Editorial: Ediciones B
Número de páginas: 384
Año de publicación: 2015
Precio: 5,65€ (papel) / 4,99€ (ebook)
Comprar: Amazon / Fnac / Casa del libro 
Bienvenidos a Midnight, un pequeño pueblo en torno a un cruce de caminos, en una desolada área del oeste de Texas, un lugar apartado del mundo donde la acción transcurre alrededor de una encrucijada de norte a sur y de este a oeste. Hacia el sur, empieza el desierto.

En la esquina noroeste, hay una estación de servicio regentada por un hombre y su hija. En la esquina noreste, una casa de empeños propiedad de un treintañero que ha sido abandonado por su última novia. En el sótano de la tienda viven una ladrona y un vampiro. En el apartamento de arriba, un adivino que claramente huye de algo.

En el cuadrante suroeste, hay un restaurante y, en el sureste, un taller de reparación de automóviles que a su vez sirve de capilla... Si uno se detiene en el único semáforo del pueblo, todo parece normal. Pero al cabo de unos instantes, comprende que algo extraño pasa en esta comunidad, que ahora parece consternada por el descubrimiento de un cadáver.
Encrucijada a medianoche es la primera parte de la trilogía Midnight, Texas de Charlaine Harris, la autora detrás de la saga True Blood, en la que se conjugan misterio y fantasía de una manera excepcional. La novela está siendo adaptada para televisión por la cadena NBC y verá la luz el próximo 24 de julio. 


Manfred Bernardo es un vidente que acaba de mudarse a Midnight, un pequeño pueblo en Texas donde nada es lo que parece y todo está rodeado de misterio. Desde el momento en que pone un pie en la localidad se da cuenta de que sus vecinos, aunque pocos, no pueden ser más especiales: una bruja y un vampiro son tan solo un ejemplo de los habitantes con los que va a empezar a convivir. Ahora bien, ¿qué sucede cuando encuentran el cadáver de uno de ellos? ¿Quién ha sido el asesino?

Encrucijada a medianoche no empieza del todo bien —no hay otra manera de decirlo—. Es cierto que la trama resulta interesante, pero cerca de la primera cuarta parte de la novela se hace difícil de seguir: se nos presentan apresuradamente una gran cantidad de personajes, por lo que el lector se encuentra un poco perdido respecto a ellos (es difícil de recordar quién es quién). Además, cuesta seguir el hilo de las descripciones que la autora hace de Midnight. 


Es a partir de ese momento cuando se produce un punto de inflexión en la novela: el ritmo se vuelve rápido y ágil y es entonces cuando el lector queda atrapado por la historia hasta el punto de no poder soltar el libro hasta que queden resueltos todos los misterios que se nos van planteando a lo largo de sus páginas. Es este, el misterio, otro elemento a destacar de la trama, pues consigue provocar una sensación de tensión y angustia ascendente, es decir, va en aumento y a cada página que pasas quedas más enganchado. 

En ocasiones parece que no ocurre nada interesante ni relevante para la acción principal, pero según avanza la novela te das cuenta de que todos los detalles que se nos cuentan —y que parecen carecer de trascendencia— no hacen sino lograr que se acentúe el ambiente de misterio que está presente en todo momento. 

Otro de los aspectos que no pueden quedar sin comentar de Encrucijada a medianoche es su ambientación, pues Charlaine Harris compenetra espléndidamente la realidad con la fantasía. Lo paranormal no hace sino complementar esa realidad, que se te hace más cercana a pesar de la presencia de esos elementos que distan de ser realistas. La historia no se basa en esos ingredientes que forman parte de la fantasía, pero están tan bien integrados en ella que no te alejan. La autora alcanza, en definitiva, una ambientación muy bien construida. 
Se oyó un grito al final de la pendiente y todos se dieron la vuelta. Una ayudante, con el pelo negro recogido en una coleta, llevaba en la mano una bolsa de plástico que contenía una vieja pistola. 
El final de la obra es totalmente sorprendente, lo que es otro punto a su favor. Además, a pesar de que se trata de la primera parte de una trilogía no deja casi ningún cabo suelto, más bien algún pequeño interrogante que se puede intuir. De todos modos, te deja con ganas de leer sus siguientes partes (que todavía no están en español puesto que la editorial aún no tiene los derechos). 


La prosa de Charlaine Harris es digna de admirar a pesar de que cuenta algún que otro fallo. Como se ha comentado anteriormente, las descripciones que se hacen tanto del espacio como de los personajes no son el punto fuerte de la novela, pero el estilo de la escritora suele ser impecable y atribuye a la creación de esa ambientación de la que se ha hablado.

Parece ser que son varios los personajes de Encrucijada a medianoche que ya habían aparecido en otras de las novelas de la autora, como en la saga Shakespeare y la serie Aurora Teagarden. Son personajes que, a pesar lo especiales que puedan ser en cuanto a que casi todos ellos tienen algo de la fantasía, se hacen muy reales, aunque no llegas a conectar con ellos.

Es una novela, en definitiva, que no podrás soltar hasta que se desvelen todos sus misterios y con la que disfrutarás a pesar de no ser perfecta.

1 comentarios :

  1. Esta novela la leí en cuanto salió prácticamente.
    No tengo un recuerdo malo pero tampoco maravilloso porque sino hubiese decidido continuar con la segunda parte jaja... habará que ver la adaptación, si termina siendo un locurón como True Blood.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar