25 agosto, 2016

Reseña: Nosotros después de las doce, de Laia Soler

Título: Nosotros después de las doce
Autor: Laia Soler
Editorial: Puck
Número de páginas: 320
Año de publicación: 2016
Precio: 14,50€ (físico) / 5,99€ (ebook) / 5,69€ (Kindle)

Aurora vive en Valira, un pequeño pueblo situado entre montañas. No cree en los cuentos de hadas, pero sí en la magia. Al fin y al cabo, Valira debe su nombre a una reina feérica. Dice la leyenda que la sangre de las hadas aún corre por las venas de sus habitantes, que el pozo del pueblo alberga el espíritu de la reina y que el antiguo carrusel de la plaza posee poderes extraños. No, en Valira nadie se atrevería a negar la existencia de la magia. 

La víspera de San Juan, la noche más mágica del año, la mejor amiga de Aurora, Erin, regresa al pueblo después de dos años viviendo en la gran ciudad. Y con ella vuelve Teo, su hermano gemelo, cuya presencia Aurora prefiere evitar. Pero la mirada de Teo no es tal como ella la recordaba, ni su pelo, ni su sonrisa. Y cuando el más poderoso de los sentimientos asoma entre los dos, Aurora empezará a dudar de si acaso estará viviendo la segunda parte de una historia de amor olvidada o… no. 
Laia Soler me cautivó hace ya unos años con Los días que nos separan, y volvió a hacerlo de nuevo con Heima es hogar en islandés, así que no podía tener más ganas de poder leer su última novela, Nosotros después de las doce



Nosotros después de las doce atrapa desde el primer capítulo. Laia Soler consigue crear un ambiente de misterio a lo largo de toda la novela con el que nos engancha de tal manera que es imposible parar de leer hasta haberla terminado. 

En un primer momento, la trama principal puede parecer no del todo original, pero su autora es capaz de hacer que no pase a ser más que prejuicios infundados. Si hay algo que caracteriza las novelas de Laia Soler es que rezuman magia a lo largo de todas sus páginas. Consigue que, incluso los hechos más cotidianos, se conviertan en algo de lo más singular.


Nuestra pequeña Aurora perdió la fe el día que descubrió que su nombre era una historia de sociópatas disfrazada de cuento de hadas.

Es verdad, no obstante, que es algo previsible desde el primer momento y que el misterio que rodea a toda la trama queda resuelto de una manera bastante simple y, en cierta medida, decepcionante. Además, tampoco he llegado a conectar mucho con la trama. Esto no significa que me disgustara, pero me ha faltado algo que no sabría explicar, al igual que me ha sucedido con los personajes.

La prosa de la novela, sin lugar a dudas, es uno de sus puntos fuertes, puesto que sin ella la magia que rodea a la novela no hubiera sido la mismo. Laia Soler nunca decepciona en este aspecto, sino que mejora con cada novela.

Todos los personajes, incluso los secundarios, están muy bien conseguidos y tienen su encanto. Sin embargo, no he conectado con ellos ni me han llegado tanto como cabría esperar teniendo en cuenta mi acercamiento con los personajes de sus primeras novelas. 

En definitiva, en Nosotros después de las doce se esconde una gran novela pero, a mí personalmente, me ha faltado algo para conectar con ella. 

3/5

0 comentarios :

Publicar un comentario