23 diciembre, 2016

Reseña: Aquello que creíamos perdido, de Adi Alsaid

Título: Aquello que creíamos perdido
Título original: Let's get lost
Autor: Adi Alsaid
Editorial: Roca
Número de páginas: 349
Año de publicación: 2015
Precio: 16,90€ (físico) / 6,99€ (ebook) / 6,64€ (Kindle)
Comprar: Amazon / Fnac / Casa del libro

Cuatro adolescentes de las cuatro puntas de los Estados Unidos tienen una cosa en común: una chica llamada Leila. Aterriza en sus vidas con su ridículo coche rojo justo en el momento en que más la necesitan. Por ejemplo, Hudson, un chico que trabaja en un taller mecánico de una pequeña población, y que está dispuesto a tirar sus sueños por la borda por el amor verdadero. Luego está Bree, una chica que se ha escapado de casa y está dispuesta a vivir a tope cada día, incluso si tiene que robar para ello; Elliot, que cree en los finales felices; y Sonia, que está convencida de que cuando perdió a su novio, con él se fue su capacidad de amar.

Hudson, Bree, Elliot y Sonia encuentran en Leila a una amiga, y cuando esta se va para proseguir su camino, sus vidas cambian para siempre. Sin embargo, durante su viaje, Leila también descubrirá que lo que más necesitas a veces está justo al principio y que, quizá, la única manera de encontrar lo que estás buscando es perderse en el camino.


Descubrí Aquello que creíamos perdido por casualidad mientras buscaba futuras lecturas. Nunca había leído una novela sobre un road-trip y, la verdad, era algo sobre lo que quería leer. Además, la forma en que está presentado en la sinopsis me resultó de lo más interesante, así que no pude resistirme, me hice con él y lo empecé en cuanto terminé con la lectura en la que estaba enfrascado.

Desde que empecé a leerlo tuve la sensación de que me estaba sumergiendo en una novela con un toque especial a pesar de que su trama es muy simple. Se trata de un libro que te mantiene en tensión en todo momento debido al tipo de historia que cuenta: todo lo que ocurre en él son situaciones realistas, que te podrían ocurrir en tu día a día, por lo que consiguen que llegues a conectar con la historia personal de cada uno de los personajes y que te pongas en su piel, provocando en ti los mismos sentimientos que están sufriendo ellos en ese momento.

Aquello que creíamos perdido posee un ritmo fresco y ágil, en parte gracias a que se encuentra dividido en cinco partes que cuentan, cada una de ellas, la situación en que está envuelto uno de los personajes protagonistas. A pesar de estar conectadas todas ellas por el personaje de Leila y su viaje en coche a lo largo de los Estados Unidos, ese cambio de una historia a otra evita que se te haga pesado, pues es a cada cuál más interesante y atrapante. Sí que es verdad, por su parte, que la historia de Elliot es la que me ha parecido más insulsa y la que menos me ha enganchado.
Pero la vida no es como en el cine. Si intentas vivir la tuya como en las películas, acabas con la mano ensangrentada y con el corazón destrozado.
Las relaciones que establecen los personajes avanzan de una forma, en ocasiones, precipitada que puede no llegar a ser del todo creíble al principio. Sin embargo, con el paso del tiempo y con las situaciones en que se ven inmersos los personajes, terminan estrechándose los lazos entre ellos de una manera ya coherente.  

Hay que comentar, también, que el personaje de Leila es desconcertante a lo largo de toda la novela debido a los pocos detalles de su vida que conocemos, siendo el único que aparece en las cinco partes y que es la protagonista total de la historial. Esto, en cambio, no hace más que aumentar la tensión. Además, vale la pena esperar hasta el final, que es cuando se desvela su historia y el por qué es tan reservada

El final de la historia, además, no habría podido ser de otra manera, por lo que se podría decir que es un final perfecto. Es verdad, por otra parte, que no es un final del todo cerrado, sino que son varias las tramas que deja abiertas y sin saber cómo se habrán terminado resolviendo. 

La prosa de Adi Alsaid está muy bien conseguida. Es de apreciar, sobre todo, cómo varía el tono que utiliza en la narración en función del personaje al que está dedicada cada parte de la novela. 

En cuanto a los personajes, hay que decir que son uno de los puntos más fuertes de la novela y, en parte, gracias a ellos se trata de una lectura tan especial, puesto que ellos también lo son. Se trata de unos personajes totalmente coherentes y bien construidos. Cada uno de ellos dejará un pedazo de sí dentro de ti al poder conectar con ellos de una forma tan sencilla.

En definitiva, Aquello que creíamos perdido se trata de una novela muy especial, con unos personajes que te llegarán y con los que es imposible no sentirse identificado, a pesar de lo simple de su trama. 
4/5

0 comentarios :

Publicar un comentario